Hoy en día, el sólo hecho de fabricar en España, y más un tipo de producto complejo y muy competitivo como el mueble de cocina, merece nuestros respetos y reconocimiento, pero entre todos los fabricantes hay uno, Cocinas Santos, que nos merece un sentimiento de orgullo patrio, porque en un sector en el que alemanes e italianos marcan la pauta, esta empresa familiar de origen gallego se ha hecho un hueco entre las marcas de mayor prestigio del mercado, no sólo español, sino europeo y también mundial.